Persona mayor Persona mayor
02 Septiembre

Jubilación anticipada a los 58 años para determinadas enfermedades

Escrito por 

En la Ley General de la Seguridad Social se establece que la edad mínima de jubilación de 65 años podrá ser reducida hasta los 58 años en el caso de personas con discapacidad en un grado de discapacidad igual o superior al 45 por ciento, siempre que se trate de discapacidades en las que concurra evidencias que reduzcan la esperanza de vida de esas personas, y siempre que hayan cotizado el periodo mínimo exigible para acceder a la jubilación, que en 2016 es de 35 años.
De acuerdo al Ministerio de trabajo, para poder acogerse a este tipo de jubilación anticipada, el 45 % de discapacidad ha de ser por alguna de las siguientes enfermedades:

a) Discapacidad intelectual (antes retraso mental).
b) Parálisis cerebral.
c) Anomalías genéticas:
   1.º Síndrome de Down.
   2.º Síndrome de Prader Willi.
   3.º Síndrome X frágil.
   4.º Osteogénesis imperfecta.
   5.º Acondroplasia.
   6.º Fibrosis Quística.
   7.º Enfermedad de Wilson.
d) Trastornos del espectro autista.
e) Anomalías congénitas secundarias a Talidomida.
f) Síndrome Postpolio.
g) Daño cerebral (adquirido):
   1.º Traumatismo craneoencefálico.
   2.º Secuelas de tumores del SNC, infecciones o intoxicaciones.
h) Enfermedad mental:
   1.º Esquizofrenia.
   2.º Trastorno bipolar.
i) Enfermedad neurológica:
   1.º Esclerosis Lateral Amiotrófica.
   2.º Esclerosis múltiple.
   3.º Leucodistrofias.
   4.º Síndrome de Tourette.
   5.º Lesión medular traumática.

Visto 35 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Contacto

Noroeste Laboral

Calle Marqués del Muni, nº 25, 1º, 1

Santa María de Guía Las Palmas 35450

España

Teléfonos:   +34 928.88.19.38 (De 09:00 a 14:00 L-V)

 
                     +34  622.026.021 (Hasta las 20:00 horas de L- V)

Email: info@noroestelaboral.com 

texto legal

¿Qué es un Graduado Social?

Los Graduados Sociales somos profesionales del ámbito jurídico, y al igual que los abogados, estamos legitimados para actuar ante los Tribunales de Justicia, con la diferencia que nos dedicamos en exclusiva a los asuntos sociales (empleo, conflictos laborales entre trabajadores y empresarios, prestaciones de la Seguridad Social, pensiones, etc.). Cierto es que, al ser una profesión muy especializada, siempre ha sido más conocida para ciertas entidades públicas y privadas, que para la sociedad en general. Lo cuál, poco a poco ha ido variando pues cada vez son más las personas en general las que acceden a nuestros servicios especializados.

También somos los únicos profesionales que, desde el momento en que nos colegiamos, somos Peritos en materia Laboral y Seguridad Social, siendo así que nuestros informes sobre la valoración de la situación laboral y jurídica de un trabajador/a, de un pensionista, o de un desempleado/a; gozan de valor y reconocimiento jurídico.

Estará en buenas manos.